domingo, 27 de marzo de 2011

Justicia Carcelaria

Miguel Carcaño Delgado, Javier García Marín, Samuel Benitez Perez... Estos son los nombres de los principales imputados en el caso del asesinato de la joven de 17 años Marta del Castillo Casanueva. Sí, escribo los nombres de los imputados porque, parece ser, los únicos con derecho a intimidad y protección a escarnio público son los pertenecientes a esta raza de malnacidos tan floreciente en nuestros días... No, no se merecen el anonimato ni el olvido, no se merecen siquiera esa corte policial que cuales guardaespaldas protegen todas y cada una de sus apariciones públicas. Pero tendrían que haber más nombres en esta lista pues son varias las personas que parecen estar directa o indirectamente involucradas.
La última vez que los padres de Marta  vieron a su hija fue el pasado 24 de Enero del 2009, a dia de hoy su cadaver no ha sido encontrado porque los tres han jugado y, a dia de hoy, siguen jugando con absolutamente todas las personas. Desde el día de su detención no han hecho más que cambiar declaraciones, sin mostrar un ápice de arrepentimiento, todo lo contrario, parecen estar muy orgullosos de sus actos vista la frialdad que demuestran. El cadaver de Marta sigue sin aparecer porque ellos, los culpables...perdón, los "presuntos" culpables... porque de un tiempo a esta parte uno es "presunto" hasta el veredicto final, por mucho que lo hayan pillado estrangulando a "la parienta" o,como en el caso de Carcaño, haya admitido el delito... pues eso, que el cadaver no aparece y, por lo tanto, los familiares de Marta no pueden completar el luto, no pueden despedirse de su hija como es debido.
Hoy, más de dos años despues, se ha celebrado el primer juicio relacionado con el caso. Hoy, Javier García Marín "el Cuco" ha sido absuelto de los cargos de asesinato y violación, aunque sí ha sido condenado como encubridor del asesinato cosa, esta última, que ha sido gracias a la astucia de la Fiscalía que, en las conclusiones finales del juicio, añadió que si el juez no encontraba las pruebas suficientes para condenarle tuviera en cuenta la condena como encubridor... de no haber hecho esto "el cuco" HABRÍA SIDO ABSUELTO DE TODOS LOS CARGOS y, además, TENDRÍA QUE HABER SIDO INDEMNIZADO. Así, la condena es de solo 2 años y 11 meses de internamiento en un centro cerrado más 30 días bajo libertad vigilada. Teniendo en cuenta que, como medida cautelar, ha pasado 9 meses en un centro de internamiento y 1 año y 4 meses en un piso tutelado y acorde con el fallo que dicta restar días de condena por los ya pasados como medidas cutelares...cabe pensar que "el cuco" estará paseando libre antes de lo que nos imaginamos... Claro que esta condena está condicionada a que Carcaño (el único asesino confeso) sea condenado. Por otro lado, cabe destacar que el juez ha declarado, en su sentencia dos cosas que añaden más indignación, si cabe... " no tiene duda de que el menor conoce el lugar exato del paradero del cadaver o lo que se hizo con el mismo, y que al no revelar el paradero del cuerpo está ejerciendo los derechos que le amparan"...por ello es exculpado del delito contra la integridad moral. Incogruentemente, tras leer la declaración del juez, tampoco se le considera responsable del gasto de la búsqueda.

photo by Sahndrah

Sí, matar en España sale muy barato y, lo peor de todo (si es que puede empeorar la cosa) es que este es el mensaje que les llega a los menores... aunque, viendo la cantidad de delitos que se están perpetrando ultimamente, la ductibilidad y levedad de algunas leyes y sentencias están llegando tambien a los adultos.
Tan solo se toma ejemplo, a nivel legislativo, de otros países en lo que respecta cosas vanales (como puede ser la prohibición de fumar, los puntos en el carnet de conducir,etc) pero si se trata de endurecer leyes penales referentes a delitos graves como violaciones o asesinato, seguimos estando a la cola de muchos países. A este respecto podríamos tratar de nivelarnos, por ejemplo, a Gran Bretaña o Estados Unidos,donde a los menores les cae todo el peso de la ley por delitos mayores (asesinato, robo a mano armada,etc). Otro ejemplo es Panamá, donde son juzgados como adultos los menores desde los 12 años.
Existen delitos tras los cuales sí es posible una reeducación y posterior reinserción pero, lamentablemente, ciertos delitos y,sobre todo,ciertas actitudes,( como la que están demostrando los imputados en el caso que nos ocupa) así como ciertos personajes, convierten al delincuente en un ser digno de terminar sus días entre rejas... A este respecto se puede hacer referencia a Rafael Fernandez García, alias"El Rafita", uno de los asesinos de Sandra Palo (menor raptada, violada, quemada y asesinada en 2003) y menor en el momento del brutal asesinato (15 años), el cual dejó el centro de menores el pasado año 2007 tras finalizar los 4 años de internamiento, pasando a cumplir los 3 años restantes, en régimen abierto y bajo libertad vigilada. Desde que cumple el régimen de libertad vigilada y tine mayoría de edad  NO HA DEJADO DE DELINQUIR, atribuyéndole SEIS delitos, dos de ellos de robo con fuerza. Curiosamente,en una entrevista (que manda cojones que entrevisten a estos elementos) declaró,cuando le preguntaron sobre el asesinato de Cristina Martín (de 13 años y asesinada a manos de una compañera de 14) - "A los que matan niños hay que colgarlos".... Alucinante ¿verdad? Tanta desfachatez resulta insultante.
photo by sahndrah
Ultimamente estamos siendo testigos de delitos terribles, perpetrados, unas veces, por seres demasiado jóvenes y otras por delincuentes adultos reincidentes; indudablemente esta situación exige un cambio drástico no solo en el código penal si no tambien en la forma en que los jueces interpretan las leyes,las cuales parecen amparar al criminal. Si las cosas no cambian habrán muchas más víctimas,muchos más hogares bajo un interminable luto,muchos más criminales dispuestos a actuar impunemente...porque si bien es cierto que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario... tambien lo es que todos podemos ser Marta y nuestro vecino un Carcaño cualquiera...porque ya no es cuestión de zonas o nivel sociocultural, ahora se trata de depredadores dispuestos a actuar sabiendo que sus actos pueden no conducirles a un callejón sin salida.
No cabe duda que,al parecer, la única justicia a la que pueden aspirar los familiares de las víctimas (  recordemos a Sandra Palo, Mariluz Cortés, María Esther, Cristina Marín, etc, etc, etc) es la carcelaria,la cual siempre parece ser más rápida y efectiva que la de las salas...

4 comentarios:

DDmx dijo...

Además de salir barato, imaginemos que la persona no tiene remordimientos, vamos, un cabrón. al final es un chollo.

Gatopardo dijo...

Ahora si te pillan por exceso de velocidad y a la vez has tomado 4 cañas y te has fumado un peta, más vale que te prepares, porque igual estás más tiempo en el trullo que el Cuco....tiene bemoles la cosa de la política.

Thunderbird dijo...

Cada vez vamos a peor.. la verdad que aunque yo piense que se debería de endurecer las penas y que pasen más añitos encerrados, es cierto que, para un menor, el tiempo de privación de libertad se hace , si cabe más duro. Aún así, cro que las cosas deberian cambiar un poco, el afán recaudatorio , que esta también mal , al menos lo veo así,es casi peor haber concudico a 130 que cometr un asesinato etc.. que cambien ya las leyes que no hay derecho... en fin...

Sahndrah dijo...

DDmx..... Vistas las actitudes de los detenidos en varios casos de homicidio (menores y no)es evidente que,la mayoría, no tienen remordimiento alguno,por ello la cuestión de lareeducación y reinserción me parece inútil.

GATOPARDO .... Efectivamente, es vergonzoso el modo en que aplican las leyes.

THUNDRBIRD.... Para un menor el tiempo de privación se hace duro... ¿y para los padres de las víctimas? El tiempo de privación de su hijo se hace insufrible; los padres de Marta vivirán en una cárcel sin barrotes en la que están condenados a perpetua. Como bien dices "no hay derecho", las leyes deben endurecerse, pero no para delitos como los que tu o Gatopardo enumeraís, para delitos graves de verdad.